domingo, 31 de julio de 2016

LAS DROGAS EN EGIPTO Y MESOPOTAMIA: OPIO PARA BEBÉS, COLLARES DE ADORMIDERAS Y LA LEGISLACIÓN DEL VINO

Droga es una palabra indiferente, donde cabe tanto lo que sirve para matar como lo que sirve para curar” El Digesto de Justiniano I, año 533 d. C.

1.EGIPTO


Cuenta el papiro de Ebers-un documento médico de 3.500 años-que la sacerdotisa  Tefnut curó una jaqueca del dios Ra con  un té de cápsulas de opio. En este papiro se  menciona numerosas sustancias utilizadas como curas provisionales. Este es el caso del opio, que se recomendaba  para calmar los dolores de la dentición infantil y el grito o llanto de bebés. (Esto no debería sorprendernos ya que las gotas para bebés que se comercializan actualmente contienen alcohol y opio.) La receta completa  dice así:

Mézclese el jugo de la planta spen (la adormidera) con estiércol de moscas que hay en las paredes, hágase una masa, pásese por tamiz y adminístrese durante cuatro días. Los gritos cesarán enseguida

La planta de la adormidera -de la cual procede el opio- también sabían utilizarla  como analgésico y tranquilizante pudiendo administrarse por vía oral o rectal,como así aparece en el papiro Chester Beatty. El consumo del opio en el Antiguo Egipto estaba exento de  problemas morales. Era una fuente de ingresos para el Estado  pues se exportaba al resto de civilizaciones mediterráneas gracias a su fama de mayor calidad.  Tanto era así que incluso fue utilizado como valor estable semejante al oro en algunas crisis económicas. Incluso podemos ver esta planta plasmada con mucha fuerza en las decoraciones de templos, tumbas e incluso utensilios a partir del siglo XIV a.C


Estatua de culto de Amenhotep III con un collar sobre sus
hombros realizado con cápsulas de adormidera.

El vino en el Antiguo Egipto también fue muy apreciado llegándosele a considerar una bebida divina. Era la bebida más cara  por lo que era la nobleza la que la más lo consumía, hasta que aumentó su producción en el Imperio Nuevo, cuando la cerveza era la bebida más común del pueblo. El vino  también se usaba en los rituales religiosos, en las provisiones funerarias e incluso en el  Libro de los Muertos se nombran cinco tipos distintos de vino que se podían utilizar como ofrenda a los dioses.

Pinturas murales de la tumba de Nakht, en Tebas. Dinastía (1.400 a.C)
Recolección de la uva y creación del vino.


La mandrágora aparece denominada como la planta didi en algunos textos del Imperio Nuevo.Esta planta aparece en el Antiguo Egipto durante el reinado de Tutmosis III como parte del botín de sus numerosas guerras con Siria y Palestina. Este faraón se la ofreció al dios Amón. Su consumo estuvo  reservado a la nobleza hasta la llegada de Amenofis II, cuando se propagó por las distintas capas sociales. Podemos verla adornando en tumbas o templos, como es el caso de   algunas pinturas murales de tumbas tebanas y en relieves como el de la imagen de abajo. Se ha hallado una formula en el Papiro Leiden donde se la nombra como un potente inductor del sueño al mezclarla con el vino. También  era utilizada como anestésico.  Su modo de empleo sigue siendo una incógnita. Unos defienden que se consumía a través de la piel mediante su unción, otros que aspirando su aroma de las bayas maduras y una tercera visión afirma que ingiriéndolas en su forma sólida o líquida.

Los egipcios utilizaban el incienso y la mirra en sus templos para honrar a sus dioses. Al igual que los griegos, lo inundaban con grandes cantidades de estas sustancias por lo que no es de extrañar que los antiguos egipcios afirmaran que eso les permitía que los dioses hablaran con ellos, ya que el incienso y la mirra si se inhalan en un espacio cerrado pueden causar alteraciones en el estado de la conciencia.
Pinturas murales de la tumba de Nakht, en Tebas. D.XVIII (1.400 a.C)
Distintas mujeres con limones y mandrágoras en sus manos.


2.MESOPOTAMIA


En la antigua mitología mesopotámica encontramos la figura de la diosa Ninkasi como la creadora del alcohol y los brebajes. El origen de esta diosa es narrado en unas tablillas halladas en el actual Irak datadas entre los siglos XXIII y XXIV a.C. En ellas se relata el mito de Enki y Ninhursag:



Diosa sumeria Ninkasi.
El dios Enki se ve atraído por su hija  Ninsar,  fruto de su matrimonio con  Ninhursag. Al verla bañarse desnuda en un pantano se acercó para yacer con ella. De este acto incestuoso nació su hija-nieta Ninkurra, a quien también sedujo y embarazó. De este segundo incesto surgió Uttu, a quien Enki emborrachó para acostarse con ella. La joven Uttu, molesta por la actitud de su padre le contó todo a la esposa de Enki, Ninhursag. Ante la actitud promiscua e incestuosa de su marido, Ninhursag castigó a Enki extrayendo el semen de la matriz de Uttu para plantarle en la tierra,   de esta manera brotaron ocho plantas venenosas que Enki ingirió después de que su consejero las cortase y se las sirviese. Enki enfermó gravemente hasta que su esposa –convencida por su cuñado Enlil- decidió curarle. Para ello Ninhursag creó ocho diosas que sanaron cada uno de los ocho males que causaron las plantas. Una de esas deidades fue Ninkasi, la diosa del alcohol y los brebajes, quien curó la boca de Enki.


En el Código de Hammurabi (s. XVIII a.C.) podemos leer en su artículo 108 lo siguiente «Si una tabernera rebaja la calidad de la bebida, y esto fuese probado, la arrojarán al agua».  Está claro que los babilonios daban mucha importancia al estado de su vino de dátiles sancionando con el ahogamiento las posibles manipulaciones por las taberneras.

Sin embargo, la primera droga que  encontramos registrada en tablillas sumerias  es del milenio III a.C y no es el alcohol, sino  el opio. Además, este dato también le convierte en la primera droga que llega al registro escrito. Curiosamente datos botánicos de la zona confirman que las plantaciones de la adormidera tienen mayor antigüedad, de al menos IV milenio a.C.

El opio y el alcohol no eran las únicas drogas que los mesopotámicos conocieron: La mandrágora, el cáñamo y el eléboro negro también. Todos ellos tenían fines medicinales, pero algunos también ociosos o incluso ceremoniales.

Sello cilíndrico sumerio datado en el 2.600 a.C. En el
 podemos observar a los sumerios bebiendo cerveza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario