viernes, 27 de mayo de 2016

LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS EN EL ANTIGUO EGIPTO

"Confiad en los sueños porque en ellos se esconde la puerta de la eternidad". Khalil Gibran.

Pasamos un tercio de nuestra vida envueltos en sueños y oscuridad. Desde hace miles de años los sueños han sido tema de debate espiritual  y filosófico. Ya desde nuestros inicios como civilización las culturas antiguas atribuyeron una gran importancia a esas visiones enigmáticas que nos llegan en la noche.

EGIPTO:

Para los egipcios los sueños eran experiencias que tenían lugar en un plano distinto al cual solo se podía  acceder durante la vigilia.

Los sueños de los egipcios podrían clasificarse en tres categorías: Los informativos, cuya simbología oculta complicaba su interpretación; los reveladores, que mostraban acontecimientos futuros (por ejemplo, advirtiendo sobre desastres venideros) y se consideraban  mensajes  procedentes del dios personal del soñador; y los sueños piadosos,  donde los dioses les pedían o exigían al fiel algún acto en concreto. Un ejemplo de este tipo de sueños es el relatado en una estela que se encuentra en las patas de la esfinge y que cuenta como el joven Tutmosis IV logró convertirse en faraón gracias a que cumplió lo que el dios Hamarkis le pidió en un sueño, es decir, desenterrar la olvidada Esfinge  de la arena a cambio de la promesa de convertirle en faraón.
Estela funeraria de Tutmosis IV que colocó en la esfinge
 como recuerdo de su sueño y en agradecimiento a la misma.


EL SUEÑO EN EL TEMPLO:

 Los egipcios acudían a los templos para dormir allí y recibir sueños de inspiración divina.
El procedimiento de este ritual era dirigido por los sacerdotes o sacerdotisas del templo. El fiel ofrecía un sacrificio de algún tipo a la deidad correspondiente del templo; después el sacerdote  invocaba al dios; y luego,  juntos le suplicaban que se le apareciera en el sueño del durmiente con la información pertinente. Seguidamente  el suplicante se acostaba dentro del recinto del templo. En ocasiones se podía pedir al fiel que ayunase o que tomase determinadas sustancias que inducían sueños benéficos.

Finalmente unos sacerdotes especializados en la interpretación de los sueños ayudaban al soñador a interpretar el mensaje.

Se cree que la función primitiva era el recibimiento de un medio terapéutico para los males del fiel, pero con el tiempo  se fue ampliando lo que se podía pedir  a la deidad, de tal manera que los sueños podían facilitar visiones de futuro, advertencias sobre peligros, éxitos en el amor o en los negocios, etc.
Algunos templos parecían pequeñas ciudades donde además de los sacerdotes, sacerdotisas y el personal del templo también trabajaban barberos, cerveceros, jardineros, etc
 A ellos podían acudir todo tipo de personas: ricos, pobres, jóvenes, ancianos, mujeres , hombres etc. Los únicos requisitos indispensables eran la fe absoluta en el poder del dios y no haber tenido relaciones sexuales durante un periodo de tiemplo  determinado.

Esta práctica alcanzó en Egipto una enorme popularidad. Muchos templos eran famosos por los mensajes que recibían, entre ellos:
El de Thot en Hermopolis, el de Amon-Ra en el desierto libio o el de Isis en la isla de Filas.

El templo de Isis en la isla de Filas.


LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS:

 Se ha conservado, al menos, un libro de sueños del antiguo Egipto y este es el denominado Papiro Chester Beatty III  perteneciente a la XIX Dinastía, (probablemente a principios del reinado de Ramsés II).  Se sabe que perteneció al escriba Qenherjopshef y que fue heredado por sus sucesivos descendientes hasta ser depositado en una tumba seguramente para protegerle durante el periodo de inestabilidad de la XX Dinastía.
Papiro Chester Beatty III.


Este tipo de papiros, como el citado, fueron utilizados en los templos. Eran catálogos de símbolos o de hechos que aparecen en los sueños, junto  con sus respectivas interpretaciones.
En el papiro que conocemos- el Chester Beatty III- las interpretaciones favorables se escribieron con tinta negra y las desfavorables con tinta roja. Las interpretaciones que se registran son algo mecánicas:

-Soñar con beber vino: Bueno. El soñador vive en la virtud.
-Cubrirse con un velo: Bueno. Sus enemigos se retirarán de su presencia.
-Copular con un cerdo: Malo. Será despojado de sus posesiones.
-Cazar pájaros: Malo. Perderá algunas propiedades.
-Serrar madera: Bueno. Sus enemigos morirán.
- Caída de los dientes: Malo. Morirá a manos de sus subordinados.
-Soñar con la  muerte de uno mismo o de un ser querido: Bueno. Le alargas vida.

Esta última interpretación también se adoptó en las antiguas Grecia y Roma, e incluso se ha conservado hasta nuestros días.

¿Cómo interpretaban los sumerios, babilonios y acadios los sueños? Lo veremos en el próximo post.





No hay comentarios:

Publicar un comentario